domingo, 22 de septiembre de 2013

Geocronología - O de cómo averiguamos la edad de la Tierra y sus procesos

El título de esta entrada no me ha quedado muy interesante, pero hoy os quiero contar cual fué el proceso (o parte de él) por el que se llegó a conseguir datar la edad de la Tierra y los procesos geológicos que tienen lugar en ella. Y esto creo que si es interesante!

La Geocronología es "la ciencia que tiene como objeto determinar la edad y la sucesión cronológica de los acontecimientos geológicos en la historia de la Tierra" (Wikipedia). Está dividida en Geocronología relativa, que mide unos eventos respecto a otros; más antiguo que, más moderno que, y Geocroología absoluta, que intenta medir la edad absoluta de los eventos, partiendo desde la creación de la Tierra.

Por cierto... la edad de la Tierra es de unos 4470 millones de años. Unos 4500 redondeando. Por si os picaba la curiosidad.
Los métodos de Geocronología absoluta se dividen a su vez en No Radiactivos y Radiactivos.

Me gustaría hablaros, porque me llamó muchísimo la atención cuando lo estudié, de los distintos intentos de datar la edad de la Tierra (Edad total de la Tierra - dentro de los No Radiactivos) que se dieron desde el siglo XVII a principios del XX.

Empezaremos con la Cronología Bíblica Literal. Rondaba el año 1650 cuando el arzobispo irlandés James Usher, hombre muy religioso y que debió leerse incontables veces la Biblia, calculó con fechas exactas el día en el que la Tierra fué creada: el 26 de octubre del año 4004 a.C. ¡Toma! Y la hora con minutos y segundos no la dijo porque ya sería presumir,  y eso no se hace.

James Ussher by Sir Peter Lely
El Arzobispo James Usher. Fuente: Peter Lely, via Wikimedia Commons.